abastos.es.

abastos.es.

Cómo hacer queso fresco en casa

Introducción

El queso fresco es un producto lácteo muy versátil y fácil de preparar en casa. Se puede utilizar en una gran variedad de platos, desde ensaladas hasta pastas, pasando por sándwiches y pizzas. Además, es una alternativa saludable a los quesos procesados, ya que contiene menos grasas y aditivos.

Preparación de los ingredientes

Lo primero que necesitas para elaborar queso fresco en casa es leche fresca. Puedes utilizar leche de vaca, cabra u oveja, según tu preferencia. Es importante que la leche sea fresca, ya que la leche que ha sido pasteurizada o homogeneizada no suele cuajar bien.

Puedes encontrar leche fresca en tiendas especializadas o directamente en una granja. Si la compras en una granja, asegúrate de que sea de buena calidad y que no haya sido tratada con hormonas ni antibióticos.

También necesitarás ácido láctico o vinagre blanco para cuajar la leche. El ácido láctico se vende en polvo o en líquido, mientras que el vinagre blanco se encuentra en cualquier supermercado. En cuanto a la cantidad, necesitarás entre 3 y 4 cucharadas por litro de leche.

Proceso de elaboración

Paso 1: Calentamiento de la leche

Lo primero que debes hacer es calentar la leche en una olla grande. Es importante que no hierva, ya que esto puede dañar las proteínas de la leche y dificultar el cuajado.

Calienta la leche a fuego medio y remueve constantemente para evitar que se pegue al fondo de la olla. Cuando la leche alcance una temperatura de unos 80 grados Celsius, retírala del fuego.

Paso 2: Agregar el ácido

Ahora es el momento de agregar el ácido láctico o el vinagre blanco. Si utilizas ácido láctico en polvo, dilúyelo en un poco de agua antes de añadirlo a la leche. Remueve suavemente para mezclar bien.

Deja reposar la leche durante unos 10-15 minutos para permitir que el ácido haga su efecto. La leche debería comenzar a cuajarse y a separarse en cuajada (parte sólida) y suero (parte líquida).

Paso 3: Separar la cuajada del suero

Coloca un colador grande sobre un recipiente y cubre el colador con una gasa o un paño limpio. Vierte la mezcla de leche y ácido sobre el colador y deja escurrir durante 30 minutos.

La cuajada se quedará en el colador, mientras que el suero caerá en el recipiente debajo. Si quieres hacer queso fresco más firme, puedes presionar suavemente la cuajada con una cuchara para extraer más suero.

Paso 4: Dar forma al queso

Una vez que la cuajada esté lista, puedes darle la forma que desees. Puedes utilizar moldes para queso o simplemente darle forma con la mano. Si quieres hacer un queso más salado, puedes mezclar la cuajada con un poco de sal antes de darle forma.

Coloca el queso en un recipiente y déjalo enfriar en la nevera durante al menos 2 horas antes de consumir.

Conclusión

Hacer queso fresco en casa es muy sencillo y vale la pena intentarlo. No solo tendrás un producto fresco y saludable, sino que también podrás personalizarlo según tus gustos. ¡Anímate a probarlo!