abastos.es.

abastos.es.

Cómo prevenir la salmonela al comer huevos frescos

Introducción

Los huevos frescos son uno de los alimentos más versátiles y nutritivos que podemos encontrar en nuestra dieta. Son una gran fuente de proteína, vitaminas y minerales, y se pueden preparar de muchas maneras diferentes. Sin embargo, también es importante tener en cuenta los riesgos asociados con la salmonela, una bacteria que puede infectar los huevos y causar enfermedades en los seres humanos si no se manejan adecuadamente. En este artículo, discutiremos las mejores formas de prevenir la salmonela al comer huevos frescos.

¿Qué es la salmonela?

La salmonela es una bacteria que se encuentra comúnmente en el tracto intestinal de los animales, como las aves de corral. Esta bacteria puede contaminar los huevos antes de que sean puestos, o puede infectar la cáscara o el interior del huevo después de que ha sido puesto. La salmonela también se puede encontrar en otros alimentos, como la carne de pollo y otros productos animales. Los síntomas de la infección por salmonela pueden incluir náuseas, vómitos, diarrea, fiebre y dolor abdominal.

Cómo prevenir la salmonela al comprar huevos

La primera forma de prevenir la salmonela es elegir cuidadosamente los huevos que compramos. Al comprar huevos, es importante tener en cuenta la fecha de caducidad y la forma en que se han almacenado. Los huevos deben estar refrigerados en todo momento, desde el momento en que son puestos hasta que los compramos. Además, debemos asegurarnos de que los huevos no estén agrietados o rotos, ya que esto puede permitir que la salmonela u otras bacterias entren en el huevo.

  • Compre huevos frescos de granjas locales certificadas, donde la información sobre el manejo y almacenamiento se encuentra disponible.
  • Familiarícese con la forma de identificar huevos frescos. Los huevos frescos en general tienen una consistencia más sólida y la clara está más juntita. Mientras que los huevos viejos tienen una yema plana y la clara separada.
  • Inspeccione la caja de huevo antes de comprarla. Si la caja está sucia, parece como si hubiera sido triturada o si los huevos están agrietados o rotos, no los compre.

Cómo prevenir la salmonela al almacenar huevos

Una vez que lleguemos a casa con los huevos, es importante almacenarlos correctamente para evitar la salmonela. Los huevos deben mantenerse refrigerados en todo momento, y debemos ponerlos en el estante del refrigerador donde no haya otros alimentos que puedan contaminarlos. Además, debemos asegurarnos de que los huevos estén en sus cajas originales, ya que esto ayuda a protegerlos de la luz y la humedad.

  • El refrigerador debe mantenerse a una temperatura entre 0 ° C y 4.4 ° C.
  • Sin lavar: los huevos frescos no necesitan ser lavados antes de guardarlos, ya que tienen una capa protectora que los protege de las bacterias.
  • Etiquete la caja de huevos 'Huevos Frescos' con la fecha de compra.

Cómo prevenir la salmonela al cocinar huevos

Asegurarnos de cocinar los huevos adecuadamente es otra forma esencial de prevenir la salmonela. Este bacterio se inactiva a temperaturas altas, por lo que los huevos deben cocinarse completamente antes de comerlos. Cuando cocinamos huevos enteros, debemos asegurarnos de que la yema y la clara estén completamente cocidas.

  • Cocine huevos duros durante 12 minutos.
  • Cocine huevos revueltos u omelettes a una temperatura de 70 grados celsius o la clara esté completamente blanca y la yema empiece a cuajar
  • El huevo frito se debe cocinar durante unos 2 minutos por un lado y menos minutos por el otro lado.

Cómo prevenir la salmonela al comer alimentos que contienen huevos

Además, es importante tener en cuenta que la salmonela puede estar presente en otros alimentos que contienen huevos, como la mayonesa, los soufflés y los postres horneados. Por lo tanto, debemos asegurarnos de que estos alimentos también se cocinen adecuadamente y se manejen con cuidado para prevenir la salmonela. Cuando preparamos comidas que contienen huevos, debemos lavarnos las manos y las superficies de trabajo con frecuencia para evitar la contaminación cruzada.

  • Evite comer postres preparados con huevos crudos (como las mousses o el merengue).
  • Asegúrese de que la mayonesa se haga en casa con huevos frescos y que se refrigere en todo momento.
  • Cocine los alimentos que contienen huevos con cuidado para asegurarse de que están completamente cocidos.

Conclusión

En resumen, la salmonela es una bacteria que puede afectar los huevos frescos y otros alimentos que contienen huevos. Sin embargo, siguiendo los consejos y técnicas discutidos en este artículo, podemos prevenir eficazmente la salmonela al comer huevos frescos. Al elegir huevos frescos de granjas locales certificadas, almacenándolos adecuadamente, cocinándolos completamente y manejando con cuidado todos los alimentos que contienen huevos, podemos disfrutar de la maravillosa variedad y nutrición que los huevos proporcionan sin preocupaciones.